Recomendaciones

Recomendaciones

Categorías de blog

Categorías de blog

¿Dolor de rodilla al montar en bicicleta?

Posted By: Marina Cortazar In: Lifestyle On: Comment: 0 Hit: 220

Una de las sensaciones más habituales de los ciclistas es el dolor en la rodilla al montar en bicicleta. Hay que tener mucho cuidado porque pueden originar lesiones de mayor o menor medida que, en todo caso, hay que tratar cuanto antes.

Sea cual sea la modalidad, cuando se está sobre la bici es fundamental sentirse cómodo y seguro, ya que de lo contrario, podemos empeorar la situación o mostrarnos inseguros sobre las dos ruedas.

 

Cuando te dispones a pedalear, no solo importa el hecho de sentir dolor de rodilla al montar en bicicleta, sino que saber identificar en qué parte se produce esa molestia o a qué puede deberse nos puede dar pistas sobre cómo conseguir revertir la situación. Dependiendo del tipo de dolor que experimentes, serán necesarios unos ajustes u otros, tanto en la propia bici como en tu forma de montar en ella.

 

No olvides que la rodilla es la articulación que más se mueve durante el pedaleo y, por tanto, probablemente la más importante.

 

¿Cómo evitar el dolor de rodilla al montar en bicicleta?

Ten en cuenta que el dolor de rodilla al montar en bicicleta se puede detectar al instante, lo que favorece que el ciclista pueda corregir o modificar su postura corporal o parar el tiempo que sea necesario para revertir la situación.

 

Debes saber que existen 3 factores o causas de mayor influencia que pueden ocasionarte problemas de rodilla cuando montas en bici, que son:

· Colocación del sillín, tanto en altura como en posición.

· Forma de sentarse en el sillín.

· Dónde apoyamos el pie (tipo de zapatilla, posición de calas y bielas, etc.).

 

Evidentemente, podemos tomar como referencia estas tres variables cuando detectamos problemas de rodilla al subirnos a la bicicleta, pero también es posible que hayamos sufrido una lesión que no tenga nada que ver, y que haga referencia, por ejemplo, a lesiones antiguas y otros problemas funcionales.

 

Posición al sentarnos o colocación del sillín

Colocar de forma adecuada el sillín en función de la flexibilidad y del rango de movimiento de cada individuo es clave para evitar dolor en la rodilla al montar en bicicleta. Incluso puede ocurrir que la causa del dolor se deba a la composición o la forma del sillín. Por ejemplo, un sillín muy estrecho, provoca que nos sentemos muy retrasados y tengamos que adelantar una de las articulaciones. Esto, a su vez, puede derivar en una sobrecarga en la rodilla de la cadera adelantada. Así mismo, si el sillín es ancho en exceso, al sentarnos lo haremos en posición muy adelantada, por lo que el dolor llegará como consecuencia de aumentar la carga.

 

Dolor en la parte anterior de la rodilla, como en la zona de la rótula, puede ser indicador de que el sillín esté demasiado bajo o adelantado. Por el contrario, molestias en la zona posterior (zona poplítea entre el muslo y los gemelos) pueden revelar que el sillín está muy alto o demasiado retrasado. En ambos casos, por tanto, la solución pasará por colocarlo a una altura adecuada.

 

Zapatillas

El equipamiento que escogemos para montar en bici es fundamental para el correcto desarrollo de la actividad. Sin duda, uno de los elementos más importantes son las zapatillas. Debes seleccionar un modelo que se ajuste a la horma y forma de tu pie, tu tipo de pisada y talla (se aconseja que no queden muy apretadas, pero tampoco sueltas).

 

Las bielas y las calas

Por lo general, el tamaño de las bielas no podemos elegirlo, ya que depende del fabricante, según el tamaño de la propia bici.

 

Lo que sí podemos ajustar es la colocación de las calas, y así evitar una de las molestias más recurrentes. Normalmente, los dolores de rodilla laterales, ya sea interior o exterior, se debe a la colocación de tus pies. La clave es que el eje se encuentre en el punto medio entre la cabeza del primer y el quinto metatarsiano, para sacar el máximo rendimiento al empuje sobre el pedal. Otra opción es que el eje coincida con la cabeza del primer metatarsiano, pero quizá pierdas fuerza en la pedalada. En cualquier caso, lo que hay que buscar en la estabilidad del pie, modificar la posición para que los ligamentos laterales sufran lo menos posible, e ir ajustando la posición de la cala en función a esto.

 

Como ves, el dolor de rodilla al montar en bicicleta puede deberse a muchas causas, en las que pueden intervenir distintas variables. Saber detectar de dónde proviene el problema puede marcar la diferencia, pero no dudes en consultar con un médico si notas dolor o molestias, y en pedir consejo o un ajuste adecuado a expertos en el mundo de la bici, como MPBikes. Te proporcionaremos las mejores recomendaciones para que montar en bici sea una experiencia increíble.

Comentarios

Deja tu comentario